Sus primeros pasos como Pintor Acuarelista y Dibujante...

Llegó a Boston el año 1817. Allí trabajó como pintor paisajista, con tanto éxito que, al año siguiente, pudo trasladar a su familia a su lado.
Contratado por el gobierno Norteamericano, se embarco en la fragata Macedonia con rumbo a la América del Sur, junto con una comisión de sabios y especialistas en ciencias, artes y estudios militares. En los puertos donde recalaba, hacia dibujos y acuarelas de ellos; de los tipos más característicos de la Región y de buques luchando con las tempestades.

Llegó a Valparaíso en enero de 1819. Después de 80 días de navegación, en circunstancias en que, pocos días antes, había partido Lord Cochrane con rumbo al callao, dejando a su esposa en este puerto.

Notas de sus observaciones:  He aquí como Wood describe la ciudad:
“Está asentada al pie de unos cerros escarpados y estériles que circundan la bahía, que es de muy pobre aspecto. Las casas son de un solo piso, y las ventanas no tienen vidrios. Los muebles además de escasos, son de lo más primitivo, por su hechura y materiales. Las clases inferiores se visten como los españoles, en general, muy pobremente. En cambio los víveres y, principalmente, las frutas y legumbres son excelentes. Este mismo año hice un viaje al norte recalando en Arica, Paita y Guayaquil, donde hay gran cantidad de loros y pájaros de vistosos plumajes, muchas piñas, naranjas y plátanos; desgraciadamente hay muchos mosquitos, y caimanes que infectan las aguas. Sus habitantes son flojos e ignorantes”.