Un Gringo espía....para la causa libertadora del Perú..


En 1823, Wood fue nombrado ayudante de Estado Mayor y, en un reconocimiento, paso por Lima, que había sido evacuada por el ejército patriota. Los zambos se aprovecharon de esta coyuntura y empezaron a saquear algunas casas de la calle de Plateros. Sus habitantes salían a los balcones, y pedían a gritos, que los socorriera y a pesar de que Wood, iba acompañado de solo 3 lanceros, cargo contra el populacho y únicamente se retiró cuando vio que comenzaban a entrar a la ciudad la vanguardia de las tropas realistas. Con la renuncia del General San Martín, el General António José de Sucre había quedado de jefe de los ejércitos libertadores unidos y encomendó a Wood una misión a Arequipa. A su regreso a Lima, por tierra, fue perseguido tenazmente, por una montonera realista y solo debió su salvación a que montaba un magnifico caballo y a alguna ayuda de campesinos. Llegando al Callao, se embarcó con destino a Chile, el 2 de Enero de 1824.